Nuestro Blog
"El valor de los residuos"
"El valor de los residuos"

Compartir:

Compartir en linkedin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

La responsabilidad extendida, la base de las soluciones colectivas

Un buen concepto que debemos adoptar y convertir en un camino pavimentado

9 noviembre, 2021

/ 5 minutos de lectura

Acerca del autor

Fotografía de Fernando López Sansalvador

Director General

de GTA Ambiental

Tabla de Contenidos

Cuando se trata de enfrentar las consecuencias, es cuando surge la pregunta: ¿Y quién es el verdadero responsable de los desechos?

Y aquí existen 3 posibles responsables:

a) quien los elaboró
b) quien los utilizó
c) o el gobierno por mandato constitucional

Por ejemplo, el caso de las envolturas de botana. El responsable puede ser el consumidor final que desecha la envoltura en la basura sin más. Pero por otro lado, desde antes de que participe dicho actor, hubo alguien quien fabricó tal material. Así que, ¿no sería éste el responsable por haber hecho algo que se convertirá en basura? Tiene sentido, pero aún falta considerar que no hubiese sido necesario fabricar tal material si otro actor no lo hubiera solicitado. Es decir, que si la empresa de botanas necesita la envoltura para vender sus productos, también es responsable de dicho desecho. Pero espera… ¿que no es tarea de los gobiernos cuidar que los residuos no afecten a sus comunidades?

De eso trata la responsabilidad extendida. De evitar el típico ejemplo de: “aquí todos nos lavamos las manos” y en cambio, realmente asumir una responsabilidad desde su origen, aprovecharla en un ganar – ganar y sumarnos para lograrlo.

Puesto que en una economía circular hay beneficios para todos, también debería haber responsabilidades compartidas. ¡Suena justo!

Es aquí donde toman relevancia las grandes cadenas logísticas de todos los fabricantes y comercializadores de entrega de productos, pues siguiendo un concepto de logística inversa, son la clave para lograrlo:

  • Transporte y distribución convertidos en transporte de acopio para el retorno.
  • Centros de distribución con función de concentradores y retorno efectivos.
  • Y el gran complemento sería el reciclado del propio del fabricante para su reutilización.

Es decir…¡el mundo al revés!

El problema que enfrentamos no es cómo reciclar. Eso es tecnología y sabemos cómo hacerlo. El verdadero reto es el cómo acopiar eficientemente y regresar a quien lo utiliza como materia prima, para que como gremio que suma esfuerzos, lo recicle y lo vuelva a usar reintegrándolo a la cadena de valor.

Sugerencia de lectura: ¿Cuáles son los retos para la industria del reciclaje de residuos sólidos urbanos?

Incluso se puede hablar sobre modificar el precio de venta del producto para incluir en él desde que se establece, el costo de que sea reciclado. Así, desde un inicio, se garantiza su reciclaje evitando la creación de desechos y su descontrol, pero sin afectar al vendedor. Esto sería lo más eficaz, siempre y cuando sean los mismos fabricantes quienes lo controlen, mediante sus asociaciones para garantizar su buen uso y destino final.

Mucho que hacer e implementar en este sentido, pero al final una buena alternativa que debemos impulsar y aprender a usar, ¿no crees? Un camino que debemos pavimentar para su buen uso en favor de la sociedad, o sea nosotros mismos. Y una alternativa en la que todos los participantes debemos unir esfuerzos para verla tangible. ¿Qué esperamos? ¡Comencemos!

Compartir:

Compartir en linkedin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Tabla de Contenidos
¡Descarga nuestro e-book!

Conoce cada uno de nuestros servicios, ¡así como nuestros casos de éxito!

Artículos relacionados
¡Deja tu proyecto en manos de expertos!
Ir arriba