¿Qué hacer con la porción orgánica del RSU? » GTA Ambiental
17244
post-template-default,single,single-post,postid-17244,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Qué hacer con la porción orgánica del RSU?

¿Qué hacer con la porción orgánica del RSU?

La parte orgánica proveniente del Residuo Solido Urbano (FORSU), al descomponerse genera biogás,que posteriormente puede ser aprovechado como combustible, al separarse el metano contenido en su interior. Pero también requiere un destino final para el material que queda al final del proceso, conocido como digestado.
Mucho se ha hablado de su aprovechamiento como composta, pero en realidad el proceso no es tan puro como para eventualmente no contaminar la tierras, por lo que algunos países limitan su aplicación, tampoco tiene un alto valor real en el mercado en la mayoría de los casos.
Refinarlo mediante una segunda separación es posible, existe la tecnología, sin embargo la rentabilidad de su aplicación es altamente cuestionable.
El volumen de digestado generado (materia solida húmeda resultado de la biodigestión), es sumamente importante por lo que en realidad termina siendo un material de difícil manejo y generador de costo para el procesador del RSU, al involucrar procesos de secado, biológicos y de manejo de materiales.
Por otro lado el empleo del metano extraído en el proceso, ya sea como combustible directamente o para la producción de energía térmica y eléctrica, proporciona una fuente de ingreso al operador de la planta, que permite compensar costos en el manejo del FORSU por lo que se justifica explorar esta linea de procesamiento.
También es necesario considerar los líquidos derivados del proceso, con una alta carga orgánica (lixiviados) que deberán ser tratados para dar cumplimiento a la normativa para su manejo, por lo que requieren instalaciones especiales, que nuevamente representan una inversión adicional.
La alternativa que se ha explorado es entonces aprovecharlo como base para producir un fertilizante que le de buen valor de mercado, pero esto requiere de inversiones adicionales complementarias y del cumplimiento de regulaciones especiales para convertirse en productor certificado de estos productos, que hay que tramitar para poder materializarse.
Dado lo anterior, es importante explorar otra linea de pensamiento que permita el aprovechamiento del FORSU de una manera diferente como combustible desde un principio en la conceptualización del proyecto.
Esto requiere de una instalación que permita un nivel de separación distinto, y proporcione una correcta estructuración (consistencia) del mismo, al dejar en su interior tanto los residuos de papel como algunos otros materiales, que en una proporción correcta, le otorgan el poder calorífico adecuado.
El nivel de humedad optimo para su manejo como combustible, deberá obtenerse con un proceso de secado de este material, que permita el control de su humedad dentro de limites que le dan máxima rentabilidad al proceso de valorización energética posteriormente seleccionado.
La tecnología del W2C (Waste to Cash) desarrollada por BIANNA RECYCLING, es una alternativa para poder producir este combustible verde, clasificado como biomasa, a partir de la porción orgánica del RSU.
Permite plantear un escenario en el que combinado con el CDR (FIRSU), se cuenta con una cantidad muy importante de combustible ( Aproximadamente el 60% de la entrada de RSU), resultado del proceso de separación y preparación y que reducen al máximo la cantidad de materiales que requieren de una disposición final generadora de costos (5% de la entrada de RSU).
Proporcionando para el producto final, dos posibles etapas de comercialización, ya sea directamente como combustible, como una fuente de alto volumen, cantidad y calidad garantizada, o con su empleo en la producción directa de energía térmica o eléctrica, mediante el contrato de largo plazo para su comercialización, con una garantía de suministro y estabilidad de producción que otras fuentes de suministro limpio no pueden proporcionar, ademas de ser totalmente gestionable.
En resumen:
La inversión se incrementa en este tipo de instalaciones, pero los costos de disposición final y el aprovechamiento de la materia se multiplican, por lo que la ecuación económica resultante resulta altamente rentable.
El numero destinos comerciales para los materiales se facilita al pasar de una planta de separación de RSU, a una planta que en realidad debe ser entendida, como de combustibles derivados de residuos combinando el FIRSU y el FORSU o una instalación productora de energía.
No Comments

Post A Comment