El ciclo virtuoso del combustible derivado de residuo (CDR) » GTA Ambiental
17248
post-template-default,single,single-post,postid-17248,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

El ciclo virtuoso del combustible derivado de residuo (CDR)

El ciclo virtuoso del combustible derivado de residuo (CDR)

La búsqueda de las fuentes de combustible alterno locales es el primer paso del ciclo en la producción de los combustibles alternos.
En el que de acuerdo con la región geográfica y sus características, se verifican las cuatro grandes clasificaciones de desechos como fuentes factibles de aprovisionamiento:
  • Desechos industriales
  • Desechos comerciales
  • Desechos de origen natural
  • Desechos urbanos (CDR)
El volumen disponible de ellos, la continuidad en el suministro, el poder calorífico que se puede obtener, la humedad de las materias primas, así como la calidad homogénea o sostenida que ofrecen, son factores que permiten tomar estas decisión de suministro, siempre considerando la contraparte que es los equipos en los que serán empleados los combustibles producidos, que define en mucho su posible utilización eficiente en la combustión.
La logística resulta fundamental en la evaluación, pues determina en mucho el costo final de la materia prima, por lo que el aprovechamiento de la logística inversa es siempre deseable para la empresa que requiere el combustible, así como tener en cuenta los factores de distancia de aprovisionamiento, accesibilidad y continuidad de suministro que se constituyen como elementos de evaluación en esta decisión.
El siguiente paso (3) consiste en la elaboración del CDR, por lo que se requiere para ello de una instalación industrial especializada, que nos permita con fiabilidad procesar los volúmenes requeridos, dentro de las características determinantes de la calidad del combustible. Para ello se remueven las impurezas y materiales no deseados, mediante magnetos, cribas y elementos clasificadores densimetricos de gran volumen. Se trituran las materias primas al tamaño deseado y se elimina en la medida de lo económicamente factible la humedad para con ello alcanzar el mayor poder calorífico factible. El empleo de puestos de inspección de combustible y sus características es importante en esta etapa, para garantizar su calidad y consecuente rendimiento correcto.
La fase 4 siguiente, consiste en la recepción de los combustibles en el punto de almacenamiento y dosificación de los mismos. Por lo que contar con instalaciones que nos faciliten una recepción ágil, mediante una descarga del transporte eficiente es muy importante.
La posibilidad de almacenar de manera diferenciada los diferentes tipos de combustibles alternos, cuantificando su volumen y sobre todo generar mezclas eficientes mediante la dosificación correcta de volumen y su mezclado homogéneo acorde a la receta es la clave en la preparación y es parte fundamental en el diseño de la instalación que debe no ser minimizada y considerada dentro de la planeación del sistema de manejo de los combustibles alternos.
Un traslado eficiente evitando pérdidas, riesgos de incendio en el traslado y que el material se dañe o apelmace durante el trayecto, se obtiene al contar con una correcta selección del sistema de transportación y sus elementos y no debe ser minimizado y si considerado una especialidad diferente a las empleadas en la producción del cemento.
Con ello trasladamos hasta los puntos de uso los combustibles para pasar a la siguiente etapa del proceso o quinta etapa del ciclo.
La adecuada distribución de la línea principal, mediante el empleo de transportadores de derivación diseñados para este fin, así como también considerando la dosificación por volumen de la mezcla en punto de uso y sobre todo su inyección, que nos proporcione la densidad esperada y cantidad idónea en punto de uso y permita evitar contacto con las paredes laterales calientes, así como un tiempo correcto para llegar al punto de la ignición y con ello el aprovechamiento total del combustible se logran mediante la correcta selección del sistema de Inyección adecuado y el muestreo continuo de los combustibles y representa la parte toral del sistema de manejo de CDR.
Por último la etapa final numero 6 de evaluación del comportamiento del combustible en cuanto a su funcionamiento, requiere de los controles estadísticos permanentes y cierra el ciclo de aprendizaje continuo mediante experimentación y creación de nuestro conocimiento en cuanto a los combustibles disponibles y su mezcla. Considerando en ello factores de rendimiento, económicos y ecológicos, que nos permitan evaluar los combustibles producidos y ajustar las mezclas.
Es entonces claro que el ciclo se habrá retroalimentado continuamente permitiendo los ajustes requeridos para su optimización mediante la repetición continua del mismo y dejándonos el conocimiento de nuestros combustibles locales y su procesamiento como valor incorporado a la operación diaria.
No Comments

Post A Comment